Jueves, 23 de Noviembre de 2017 Actualizado: 11:53 h.
Buscar

F.L. MIRONES

¡NO NOS ABANDONÉIS!, EN EL CINE ESPAÑOL NO SOMOS TODOS IGUALES.

La carta del cineasta cabreado con la politización de los Goya !Impresionante! 

Fernando Lopez Mirones
Fernando Lopez Mirones

 

Estimados espectadores potenciales a los que no os hace gracia que en las galas de cine se humille, se mofen e insulten a vuestros representantes políticos, en un aparente entorno de pensamiento único: estoy avergonzado.

 

Soy director y guionista de cine documental desde hace muchos años, he participado de una u otra forma en mas de 130 películas, y soy uno de ellos.

 

Desde la gala de los Premios Goya, estoy leyendo en las redes sociales a mucha gente enfadada con nosotros, y creo que tienen razón.

 

Puede que esté bien que algunos de los miembros del cine español elijan manifestarse e implicarse en sus creencias, pero lo que no es de recibo es hacer una gala de lujo pagada por los españoles, vestirnos de esmoquin, lucir joyas y alharacas y salir ahí a faltarle al respeto a media España (Enestepaís).

 

Todo un ministro, ilustre, honrado que sepamos, y una eminencia académica, acude como un valiente a soportar una tortura de más de seis horas con su esposa a su lado. Uno puede aguantar mucho, pero que se rían en la cara de tu amor no hace tanta gracia, ella lo pasó peor que él. Linchando, humillando a una persona brillante, ¿se imaginan lo que tuvieron que soportar por los pasillos, se imaginan hacer eso con negros, comunistas, judíos, o cualquier otra condición?, ¿cómo lo llamaríamos entonces?, ¿se puede maltratar a alguien sólo porque es del Partido Popular?.

 

Peticiones de IVA, reivindicaciones culturales, pueden ser admisibles si se hacen con imaginación y elegancia. Rovira amigo, somos guionistas, esperaba más finura de tu talento.

 

Hoy en las redes leo que todos somos iguales, que somos unos vagos subvencionados, que nuestras películas son malas y que la gente no piensa ir a ver cine español. Las personas que dicen eso están cansadas de que las insulten artistas a los que perciben como millonarios que viven en Los Ángeles y que tienen a sus bebés en clínicas privadas en USA. Es normal que les moleste.

 

Solo os pido un poco de ayuda, no somos todos iguales, somos muchos los que tratamos de escribir historias bonitas para emocionaros sin ser sectarios. 

 

Somos muchos los que no escribimos siempre personajes grotescos disfrazados de curas, guardias civiles o policías. Yo solo quiero acercarme a la belleza, el poder del cine es enorme.

 

¿Ustedes se imaginan lo que es estar dentro y no ser uno de ellos?, ¿Ustedes saben la cantidad de discriminaciones, y trabajo que perdemos los que somos cine sin ser secta?.

 

No soy el único, pero los otros no se atreven a hablar, decir lo que estoy diciéndoos es un suicidio en mi negocio. Aunque lo merezca, nunca me van a dar ningun premio más, son muy poderosos, son todos amigos. 

Si a ustedes los odian, a nosotros nos aborrecen.

 

Os pido perdón en nombre de mis colegas, no me gusta lo que hacen. No dejen de ir al cine español por favor, si es necesario elijan, pero no nos juzguen a todos por unos cuantos.

 

Sean comprensivos con los actores, por ejemplo. Tienen gran competencia entre ellos, y están muy presionados. Un actor que no manifieste claramente que es de izquierdas y que aborrece al PP, no trabajará más. Los directores que los eligen estaban allí sentados, los productores también, salir y fingir indignación política es casi un requisito indispensable si quieres trabajar.

 

Ya ni siquiera el silencio y la discrecion funcionan, el que no dice nada es un facha. El que no se manifiesta claramente en público insultando, es sospechoso. 

 

Muchos valientes cayeron por el camino y fueron olvidados.

 

No nos abandonéis, os necesitamos. Algunos estamos en un Álamo, en una Numancia ideológica, atacados y denostados constantemente solo por querer ser libres.

 

En la gala última, a los guionistas nos impidieron pasar por el photocall, sin embargo a personajes famosos que no tienen nada que ver con el cine, como Alaska o Isabel Preysler los lucieron sobre la alfombra roja.

 

Pero estamos mejorando, cada vez son menos, aunque muy poderosos.

 

No se puede llamar a los españoles a que acudan a las salas a ver cine español insultando gravemente a la mitad de ellos, precisamente la mitad que menos películas se baja ilegalmente y que más acudiría a las sesiones si no les causaran un asco terrible cada año en la gala de los Goya.

 

Espectadores, perdonadnos, compañeros, dejemos los mítines para los amigos.

 

Tenemos que hacer nuestro trabajo; buenas películas que hagan llorar, y reír, que toquen sus corazones, pero no creernos los mensajeros de la justicia en el mundo, no lo somos.

 

Politizar el cine español es destruirlo.

 

Ayudadnos a los de la resistencia, apoyad a los perseguidos.
Perdón amigos, perdón.

 

Un aullido.
Fernando López-Mirones.