Domingo, 19 de Noviembre de 2017 Actualizado: 18:52 h.
Buscar

MARÍA MUÑIZ MARCELO

Un bar inglés inhibe la señal móvil para hacer que sus clientes interactúen entre ellos

En el interior del Gin Tub se bloquea la señal de los dispositivos móviles anulando el campo electromagnético

Exterior del Gin Tub
Exterior del Gin Tub

En una época en la que nuestros teléfonos móviles y sus aplicaciones están tan presentes como nosotros en los actos sociales, el Gin Tub, situado en el condado de Sussex, al sudeste de Inglaterra, ha encontrado la forma de que olvidemos nuestros móviles durante un tiempo, gracias al bloqueo de la señal de los dispositivos móviles al anular el campo electromagnético.

El dueño de este local, Steven Tyler, consigue que sus clientes disfruten de la conversación de sus acompañantes y dejen a un lado las nuevas tecnologías gracias a que cubrió las paredes de su bar con papel de plata y forró el techo con alambre de cobre de malla, de tal manera que se inhibe la señal móvil.

Aunque hay algunos que aún no responden bien a esta iniciativa, pues es complicado desconectar de nuestro fiel compañero del siglo XXI, la acogida general del plan de Steven Tyler ha sido sorprendente, ya sea porque supone una experiencia original a la hora de elegir un restaurante o una anécdota para contar en las redes sociales.

Como solución para aquellos que se opongan a perder la conexión con el mundo exterior durante unas horas, el hostelero planea crear un área para móviles similar a la de no fumadores. Además el bar cuenta con un teléfono fijo para que en caso de emergencia, los clientes puedan llamar a la policía o a los servicios sanitarios.

Esta idea no es del todo original, ya que en enero de este mismo año, un restaurante de la ciudad de Lemington Spa, al sur de Birmingham, prohibió el uso de los teléfonos móviles en sus instalaciones, pudiendo llegar incluso a los clientes que los utilizasen.

Ahora el Gin Tub llega más lejos devolviendo a sus clientes el placer de disfrutar de una buena conversación sin ningún tipo de interrupción virtual, sumándose a esta moda de lo antiguo, en la que cualquier tiempo pasado fue mejor.