Sábado, 25 de Noviembre de 2017 Actualizado: 03:15 h.
Buscar

RODRIGO BARBOSA

Los ochenta años de La General del Empleo, del Interés y de la Moneda.

El legado de Keynes

En 1936 fue publicado la Teoría General del Empleo, del Interés y de la Moneda, del inglés John Maynard Keynes (1883-1946). Junto con La Riqueza de las Naciones, del Adam Smith y El Capital, del Marx, es la principal contribución para el pensamiento económico. Seguro que es la más grande obra de la Economía del siglo XX.

Además, la Teoría General marca el comienzo del conocimiento económico de la Macroeconomía moderna.

En aquella época la teoría de moda era la economía clásica basada en la Microeconomía que advertía que era necesario dejar los mercados actuar libremente y por sí solo era suficiente para eliminar las fluctuaciones. Es decir, los niveles de actividad económica no eran determinados por las políticas económicas, pues estas eran incapaces de influir en la economía.

Todavía, un evento ocurrido en 1929 puso la teoría clásica en cuestión. Esto evento sería conocido como La Gran Depresión.

La solución recomendada por las conclusiones de la teoría clásica no lograba el efecto deseado y el mundo se disolvía económicamente.

Surge la Teoría General del Empleo, del Interés y de la Moneda. En esta obra Keynes afirma que la solución para la Gran Depresión debería venir a través del estímulo de la demanda agregada (la suma de los gastos en bienes y servicios que los participantes de la economía están dispuestos a comprar a un determinado nivel de precios. Esto depende tanto de la política monetaria y fiscal, así como de otros factores).

Dicho de otra manera, el sector público debería actuar a través de la política fiscal y monetaria cuando el sector privado fuera incapaz de aumentar sus investimentos (Se entiende que una economía de mercado no es propensa al equilibrio de forma espontánea y por lo tanto requiere acciones del gobierno o instituciones públicas para el crecimiento, sigue actual en el debate económico mundial).

Keynes estaba manifestando que lo que había ocurrido en 1929 no era solo un período de inestabilidad de la economía, por el contrario, que la oscilación de la economía de mercado estaba en su ADN.

Desde la década de 1970 algunos economistas intentarán deshacer los conceptos económicos de Keynes. Hasta la crisis financiera de 2008 por lo cual expuso la ceguera del mainstream económico a la historia económica. El capítulo XII de la Teoría General, Keynes señala la cuestión del crédito y de la bolsa en su modelo, pero creo que el mainstream no lo ha leído.

De ahí que, ochenta años después la principal obra de Keynes sigue actual y nos presenta contribuciones que poden ayudar a entender mejor nuestro mundo.